www.flickr.com
vpmendi's photos More of vpmendi's photos

jueves, febrero 23, 2017

El último respiro

Que salte era la consigna, que no le tema al abismo, que nada es tan profundo ni tan eterno, que todos salimos de todo porque la vida es salir.

Pero nada era verdad, no he conocido antes abismo mas profundo y húmedo. Me han dicho que sienta el centro, como si no supieran que el centro es el ultimo lugar que existe, que debajo de eso no hay nada, que después de eso no existe nada.

El abismo es mi condena, todo en mi vida apunta a este lugar violento. Soy, desde siempre, parte del barro que rodea todo. Un día asfalto y un día piedra, pero jamás parte de ningún cielo. No veo mis manos, no puedo encontrarlas, no puedo agarrarme si no las tengo. Siento el vacío en todos mis pasos, no encuentro mis manos, no puedo aferrarme a nada. El vértigo y la turbulencia van cortando mi aire, el frío recorre partes de mi cuerpo de las que no tenía conciencia, el frío envuelto en un calor infernal, me asfixia, no encuentro mis manos, no encuentro piso para dar otro paso. Quedate quieta, me quedo. Me envuelvo en los hilos de mis recuerdos,  entro, no me muevo, un respiro, uno solo para convencerme de que voy a sobrevivir a este encierro. Quedate quieta, me quedo. Respira despacio, lento. Me mira, ojos negros, me mira, quedate quieta, cierra la tapa, me quedo.
No encuentro mis manos, me quedo.

martes, febrero 21, 2017

Gone

Son confusos los días, aunque estés o aunque no, me pierdo en instantes pensando que no estás, que quiero mostrarte lo que veo, que quiero que escuches lo que me conmueve. Y de pronto giro a buscarte y tu sonrisa me confirma lo cerca que te tengo de mi y después giro una vez más y ya no te veo. Me muevo a la misma velocidad que se mueve la tierra, ese es mi secreto, todo es instantáneo  y aunque vuelvas al mismo lugar, nunca más es el mismo. Y aunque llegue a lugares nuevos cada minuto, a lugares inmensos...mi única esperanza es volver a encontrarte.

...pero tu has dejado de mirarme y mi única esperanza, entonces, es poder dejar de buscarte.

Lunes

Puedo escuchar la vibración en mi cabeza,  todo chocándose con todo, todo golpes y cuchillas y hielo con limón. No siento dolor.  El ruido detiene todo. El ruido se transforma en todo o todo, de pronto es ruido. Todas las fotos todas las imágenes no fotografiadas, todas las voces juntas, que si digo o parece que quise decir. No, ningún problema y en todo este caos, yo no puedo dejar de pensarte. Es lunes y es febrero.

viernes, febrero 28, 2014

Papá

Hoy el regalado  fui yo al ver a mi Fernanda tan  dulce contigo, Vero amada. Finalmente recuperaste aquello que por mucho tiempo habías dejado de tener: una familia. Tu casa, tu ambiente, tu refugio, al lado de aquellos a los que diste vida, eso es una bendición...Felicidades hija amada. Sigan adelante,  finalmente encontraron la ruta... Besos a los tres.

Little Darwin

Ya tiene 8 meses, lo conoci con no mas de dos semanas en una de las esquinas por las que paso todos los dias en mi camino al cafe, su mamá lo tenia bien envuelto en un aguayo ahi al lado de la canasta de empanadas calientes que vende desde las 7:30. Hoy el pequeño Darwin sonrió al verme, soy una certeza diminuta en sus dias, a la misma hora siempre, en el mismo lugar, hoy hice una parada en mi esquina favorita y le deje su primer autito y un beso...el abría sus ojos tanto como es posible abrir los ojos en una carita tan chiqui... Hasta mañana pequeñito, hoy me quedo con su sonrisa

lunes, febrero 24, 2014

Good bye my friend

Decir adiós no era una opción para mi,nunca decido decir adiós,  no me gusta, me parece que sobra, mejor te vas y ya. Hoy siento lo que podría sentir una persona a quien le amputan una pierna gangrenada, varias veces en el dia. Nada mas dificil que vivir con una ausencia permanente sabiendo que lo contrario a eso, la presencia,  es como un cáncer que se va comiendo todo a su paso. Arruinando todo. Supongo que queda levantar todo una vez mas y tener siempre presente que todo puede volver a caer cuando menos lo esperas. Levantar todo las veces necesarias sin la soberbia de pensar que esta destrucción fue la ultima.  Levantar una vida con cimientos limpios por lo menos. Levantar en febrero...es que mis febreros nunca han pasado desapercibidos, ves? asi cortito y necio (por bisiesto), siempre se lleva algo. Pero después viene marzo,  que es simple y equilibrado,  no me ha dado ni me ha quitado nada, nunca. Y de pronto me encuentro a mi misma, con una contradicción inmensa, esperando al mes que nunca he esperado antes. Supongo que algo debo aprender y entonces pienso,  no estoy segura de haber aprendido muchas cosas de la vida, pero he aprendido a perder y a perder siempre digna y con la mirada bien puesta al frente... puedo empezar a construir infinitas veces, estoy lista para la siguiente lección.  Adios my favorite person

viernes, febrero 21, 2014

Para vos negro de mi vida

Nunca he tenido mucho que decir en general, mis temas son limitados (por decisión propia), las canciones que me acompañan nunca han sido mas de 50, y ya ves, en los últimos 7 años,  he visto 3 peliculas y un video de música y poesía,  todos los dias, todos los santos dias lo mismo. Mi reto diario es llegar al cafe, sentarme, encender mi cigarro, abrir el equal...a la misma hora todos los dias, en la misma silla de la misma mesa. Debe sonar aburridisimo, pero yo vivo gracias a las certezas de esas pequeñas rutinas. No hay quien lo entienda, me gusta lo estático,  lo seguro... respiro de la certeza de saber que estas aqui, que puedo abrazarte si quiero...no me digas que nos morimos todos, no me interesan todos, a vos te quiero eterno, entiendes? A vos

sábado, junio 30, 2012

Mi casa, tu cama. Tu carga, mi calma. Mi alma, tu karma...

sábado, mayo 12, 2012

dieron vuelta las calles y yo al medio de todo


Es la última noche aquí, todas las voces duermen a esta hora y yo sigo intentando hacerme cargo de mi vida en el más profundo de todos los silencios. Escucho como se consume el papel de mi cigarro y cómo mi reloj marca insistente los segundos, que desde que crucé la puerta sumaron millones, escucho mis respiros, estoy viva. Me voy de aquí con la sensación de estar al final de un viaje que se ha iniciado en mi misma el día que nací, he ido encendiendo con los días las luces que hace tanto no  estaban. Y si, algunas luces quedan, no soy una persona nueva como esperan muchos, soy la que conocen todos pero con el tenue brillo de mi propia luz, han quedado perfectamente dibujadas las líneas que dividen todo lo demás de mi. Las líneas del dibujo que me limitan
No han desaparecido mis miedos ni siento haberlos superado, solamente he aprendido a vivir con ellos sin que corten mi respiración. Todo está en el mismo lugar allá afuera pero sólo como un fenómeno observable, jamás podré diluirme en esa realidad ni ella en mi porque nos encontramos en lados distintos del lente, comprendo lo imaginario que puede ser todo y es un alivio sentirlo así. La realidad y yo nos comunicamos a una distancia en la que sólo podemos hacernos señales de humo.

Quiero pensar en las infinitas posibilidades de que esto sea una casualidad aunque me cuesta pensar que así sea, pero es que las casualidades tienen más sentido y menos crueldad que una vida que ya ha sido escrita por algún omnipotente Dios, las casualidades podrían no ser otra cosa que el resultado de fuerzas externas, que juntan en nombre de un equilibrio cósmico, a quienes deben estar del mismo lado del lente.

Descubro que todo mi entendimiento hacia los eventos normales se reduce a los esencial, de este lado del lente nos comunicamos con un entendimiento misterioso, en una lengua intermedia que se complementa con miradas en una especie de lenguaje que se va creando cuando es necesario, en un idioma que no busca la perfección gramatical ni mucho menos, porque el hacerlo más complejo o el intento de perfeccionarlo, podría volverlo un medio de tráfico de productos existenciales que separarían lo que la simpleza ha unido.

No necesito que nadie intente hacerse responsable de mis miedos, mucho menos  que se hagan cargo de  este frío mío, no quiero cruzar al otro lado del lente a mimetizarme, me asusta pensar que al atravesar esa frontera caiga yo en una especie de vacío, como cuando la tierra era plana y los barcos que  llegaban a sus bordes se precipitaban en la nada.

No dejo de pensar en la latita de secretos que me dio mi abuela cuando cumplí 12 años, una especie de amuleto de secretos que llevé conmigo tantos años con la seguridad de que con eso estaría siempre conectada con ella en otro plano...recuerdo sin embargo, el día que salí de la Universidad y mi papá tomó la latita y me dijo que yo ya no tenía edad para creer en esas cosas, me pregunto hoy si en ese lado de la realidad existe una edad para dejar de creer. Estoy segura, desde ese día, que de este lado de la realidad las cosas suceden con un sentido más preciso (inclusive las cosas malas) aquí las cosas forman parte de una gigantesca red, de manera que unas dependen de otras y que yo, para bien o para mal, formo parte de todo ese conjunto de cosas por descifrar. Del otro lado todo parece quebrado.

Pienso...como he llegado aqui? como es que hoy soy parte de estas personas? Los he observado, estos hombres y mujeres  hace mucho han dejado de saber quienes son...lo que podría ser un modo de defenderse de si mismos, porque cuando estas convencido de ser lo que eres, puedes hacerte mucho daño, intentando convencer a los demás, soy parte de ellos y no me interesa confundirme entre las multitudes de lo normal, porque mimetizarme, a pesar de ser fascinante de rato en rato, o bien no tiene sentido o bien tiene un sentido malo porque sólo termina haciendo legítimo el disimulo como una forma de vida y dentro de todas las posibilidades de lo absurdo, pretender ser quien no eres, es la peor. La realidad siempre pone mis sentidos a prueba extrema, y a veces eso me asusta, pero me asusta más la posibilidad de que al dejar de mirarla y a fuerza de mimetizarme, termine olvidando quien soy

Ahora que soy capaz de ponerle palabras a todo este vendaval de emociones, entiendo que la tarea del desciframiento equivale a encontrar el sentido de la vida, o la ausencia de éste que también es una forma  de dirección...

Me quedo con la impresión de estar viviendo un acontecimiento de consecuencias imprevisibles y cuya evolución me concierne personalmente, aunque ni ddescubro aun de qué manera... 

viernes, mayo 11, 2012

La Colonia

Es la última noche aqui, todas las voces duermen ya apagadas a ésta hora, mientras sigo intentando hacerme cargo de mi vida en el más profundo de todos los silencios. Escucho como se consume el papel de mi cigarro y como mi reloj marca insistente los segundos que desde que crucé la puerta sumaron millones, escucho mis respiros. Salgo de aqui con la sensación de estar al final de un viaje que se ha iniciado en mi misma, fui encendiendo con los días las luces que hace tanto estaban. No soy otra persona, pero han quedado perfectamente dibujadas las líneas que dividen todo lo demás de mi. Las líneas del dibujo que me limitan

No han desaparecido mis miedos ni siento haberlos superado, solamente he aprendido a vivir con ellos sin que corten mi respiración. Todo está en el mismo lugar allá afuera pero sólo como un fenómeno observable, jamás podré diluirme en esa realidad ni ella en mi porque nos encontramos en lados distintos del lente, comprendo lo imaginario que puede ser todo y es un alivio sentirlo así. La realidad y yo nos comunicamos a una distancia en la que sólo podemos hacernos señales de humo.

Quiero pensar en las infinitas posibilidades de que esto sea una casualidad aunque me cuesta pensar que así sea, pero es que las casualidades tienen más sentido y menos crueldad que una vida que ya ha sido escrita, las casualidades podrían no ser otra cosa que el resultado de fuerzas externas, que juntan en nombre de un equilibrio cósmico, a quienes deben estar del mismo lado del lente.

Descubro que todo mi entendimiento hacia los eventos normales se reduce a lo esencial, de este lado del lente nos comunicamos con un entendimiento misterioso, en una lengua intermedia que se complementa con miradas en una especie de lenguaje que se va creando cuando es necesario, en un idioma que no busca la perfección gramatical ni mucho menos, porque el hacerlo más complejo o el intento de perfeccionarlo, podría volverlo un medio de tráfico de productos existenciales que separarían lo que la simpleza ha unido.

No necesito que nadie intente hacerse responsable de mis actos, mucho menos quiero que se hagan cargo de  este frío mío, no quiero cruzar al otro del lente a mimetizarme, me asusta pensar que al atravesar esa frontera caiga yo en una especie de vacío como cuando la tierra era plana y los barcos que  llegaban a sus bordes y se precipitaban en la nada.