www.flickr.com
vpmendi's photos More of vpmendi's photos

viernes, febrero 28, 2014

Papá

Hoy el regalado  fui yo al ver a mi Fernanda tan  dulce contigo, Vero amada. Finalmente recuperaste aquello que por mucho tiempo habías dejado de tener: una familia. Tu casa, tu ambiente, tu refugio, al lado de aquellos a los que diste vida, eso es una bendición...Felicidades hija amada. Sigan adelante,  finalmente encontraron la ruta... Besos a los tres.

Little Darwin

Ya tiene 8 meses, lo conoci con no mas de dos semanas en una de las esquinas por las que paso todos los dias en mi camino al cafe, su mamá lo tenia bien envuelto en un aguayo ahi al lado de la canasta de empanadas calientes que vende desde las 7:30. Hoy el pequeño Darwin sonrió al verme, soy una certeza diminuta en sus dias, a la misma hora siempre, en el mismo lugar, hoy hice una parada en mi esquina favorita y le deje su primer autito y un beso...el abría sus ojos tanto como es posible abrir los ojos en una carita tan chiqui... Hasta mañana pequeñito, hoy me quedo con su sonrisa

lunes, febrero 24, 2014

Good bye my friend

Decir adiós no era una opción para mi,nunca decido decir adiós,  no me gusta, me parece que sobra, mejor te vas y ya. Hoy siento lo que podría sentir una persona a quien le amputan una pierna gangrenada, varias veces en el dia. Nada mas dificil que vivir con una ausencia permanente sabiendo que lo contrario a eso, la presencia,  es como un cáncer que se va comiendo todo a su paso. Arruinando todo. Supongo que queda levantar todo una vez mas y tener siempre presente que todo puede volver a caer cuando menos lo esperas. Levantar todo las veces necesarias sin la soberbia de pensar que esta destrucción fue la ultima.  Levantar una vida con cimientos limpios por lo menos. Levantar en febrero...es que mis febreros nunca han pasado desapercibidos, ves? asi cortito y necio (por bisiesto), siempre se lleva algo. Pero después viene marzo,  que es simple y equilibrado,  no me ha dado ni me ha quitado nada, nunca. Y de pronto me encuentro a mi misma, con una contradicción inmensa, esperando al mes que nunca he esperado antes. Supongo que algo debo aprender y entonces pienso,  no estoy segura de haber aprendido muchas cosas de la vida, pero he aprendido a perder y a perder siempre digna y con la mirada bien puesta al frente... puedo empezar a construir infinitas veces, estoy lista para la siguiente lección.  Adios my favorite person

viernes, febrero 21, 2014

Para vos negro de mi vida

Nunca he tenido mucho que decir en general, mis temas son limitados (por decisión propia), las canciones que me acompañan nunca han sido mas de 50, y ya ves, en los últimos 7 años,  he visto 3 peliculas y un video de música y poesía,  todos los dias, todos los santos dias lo mismo. Mi reto diario es llegar al cafe, sentarme, encender mi cigarro, abrir el equal...a la misma hora todos los dias, en la misma silla de la misma mesa. Debe sonar aburridisimo, pero yo vivo gracias a las certezas de esas pequeñas rutinas. No hay quien lo entienda, me gusta lo estático,  lo seguro... respiro de la certeza de saber que estas aqui, que puedo abrazarte si quiero...no me digas que nos morimos todos, no me interesan todos, a vos te quiero eterno, entiendes? A vos

sábado, junio 30, 2012

Mi casa, tu cama. Tu carga, mi calma. Mi alma, tu karma...

sábado, mayo 12, 2012

dieron vuelta las calles y yo al medio de todo


Es la última noche aquí, todas las voces duermen a esta hora y yo sigo intentando hacerme cargo de mi vida en el más profundo de todos los silencios. Escucho como se consume el papel de mi cigarro y cómo mi reloj marca insistente los segundos, que desde que crucé la puerta sumaron millones, escucho mis respiros, estoy viva. Me voy de aquí con la sensación de estar al final de un viaje que se ha iniciado en mi misma el día que nací, he ido encendiendo con los días las luces que hace tanto no  estaban. Y si, algunas luces quedan, no soy una persona nueva como esperan muchos, soy la que conocen todos pero con el tenue brillo de mi propia luz, han quedado perfectamente dibujadas las líneas que dividen todo lo demás de mi. Las líneas del dibujo que me limitan
No han desaparecido mis miedos ni siento haberlos superado, solamente he aprendido a vivir con ellos sin que corten mi respiración. Todo está en el mismo lugar allá afuera pero sólo como un fenómeno observable, jamás podré diluirme en esa realidad ni ella en mi porque nos encontramos en lados distintos del lente, comprendo lo imaginario que puede ser todo y es un alivio sentirlo así. La realidad y yo nos comunicamos a una distancia en la que sólo podemos hacernos señales de humo.

Quiero pensar en las infinitas posibilidades de que esto sea una casualidad aunque me cuesta pensar que así sea, pero es que las casualidades tienen más sentido y menos crueldad que una vida que ya ha sido escrita por algún omnipotente Dios, las casualidades podrían no ser otra cosa que el resultado de fuerzas externas, que juntan en nombre de un equilibrio cósmico, a quienes deben estar del mismo lado del lente.

Descubro que todo mi entendimiento hacia los eventos normales se reduce a los esencial, de este lado del lente nos comunicamos con un entendimiento misterioso, en una lengua intermedia que se complementa con miradas en una especie de lenguaje que se va creando cuando es necesario, en un idioma que no busca la perfección gramatical ni mucho menos, porque el hacerlo más complejo o el intento de perfeccionarlo, podría volverlo un medio de tráfico de productos existenciales que separarían lo que la simpleza ha unido.

No necesito que nadie intente hacerse responsable de mi luz, mucho menos  que se hagan cargo de  este frío mío, no quiero cruzar al otro lado del lente a mimetizarme, me asusta pensar que al atravesar esa frontera caiga yo en una especie de vacío, como cuando la tierra era plana y los barcos que  llegaban a sus bordes se precipitaban en la nada.

No dejo de pensar en la latita de secretos que me dio mi abuela cuando cumplí 12 años, una especie de amuleto de secretos que llevé conmigo tantos años con la seguridad de que con eso estaría siempre conectada con ella en otro plano...recuerdo sin embargo, el día que salí de la Universidad y mi papá tomó la latita y me dijo que yo ya no tenía edad para creer en esas cosas, me pregunto hoy si en ese lado de la realidad existe una edad para dejar de creer. Estoy segura, desde ese día, que de este lado de la realidad las cosas suceden con un sentido más preciso (inclusive las cosas malas) aquí las cosas forman parte de una gigantesca red, de manera que unas dependen de otras y que yo, para bien o para mal, formo parte de todo ese conjunto de cosas por descifrar. Del otro lado todo parece quebrado.

Pienso...como he llegado aqui? como es que hoy soy parte de estas personas? Los he observado, estos hombres y mujeres  hace mucho han dejado de saber quienes son...lo que podría ser un modo de defenderse de si mismos, porque cuando estas convencido de ser lo que eres, puedes hacerte mucho daño, intentando convencer a los demás, soy parte de ellos y no me interesa confundirme entre las multitudes de lo normal, porque mimetizarme, a pesar de ser fascinante de rato en rato, o bien no tiene sentido o bien tiene un sentido malo porque sólo termina haciendo legítimo el disimulo como una forma de vida y dentro de todas las posibilidades de lo absurdo, pretender ser quien no eres, es la peor. La realidad siempre pone mis sentidos a prueba extrema, y a veces eso me asusta, pero me asusta más la posibilidad de que al dejar de mirarla y a fuerza de mimetizarme, termine olvidando quien soy

Ahora que soy capaz de ponerle palabras a todo este vendaval de emociones, entiendo que la tarea del desciframiento equivale a encontrar el sentido de la vida, o la ausencia de éste que también es una forma  de dirección...

Me quedo con la impresión de estar viviendo un acontecimiento de consecuencias imprevisibles y cuya evolución me concierne personalmente, aunque ni ddescubro aun de qué manera... 

miércoles, febrero 29, 2012

hasta que salga el sol

Dije hace 4 minutos, me voy a dormir a la media noche... quedan 6 minutos y no, no pasa por mi mente dormir. A las 6 empieza el dia, he prometido ser responsable, pero no, no quiero dormir, quiero colgarme en la nada y pensar mil veces el gran regalo que me ha dado la vida.  Pienso, cierro los ojos y trato de llegar ahi en una especie de sueño guiado... puedo sentir hasta el olor del incienso, el olor del pollo con jengibre y miel. Puedo escuchar la voz insistente de mi mas mejor amigo en el mundo capacitandome en el fútbol, las palabras forzadas de mi chiquitito que cuando le cuento secretos, me mira como si entendiera...

No, no quiero dormir, quiero esperar que el sol salga y que cuando empiece otro dia, todo este donde esta... en su lugar...

miércoles, abril 06, 2011

A veces yo se cosas de mi

Ahora se de mi que no me gustan las tardes, menos las tardes con sol. Sé que las sillas sobre la mesa y el olor a cera me dan la sensación de angustia y de encierro.
Entiendo que es la música de los 80´s la que no me gusta, porque que me recuerda en cada nota el tiempo en que fui niña, al tiempo en que mis miedos eran más grandes de lo que podía entender, una etapa en la que no pude descifrar esa sensación de vacío 10 minutos antes de almorzar
Sé de mí que los feriados me dejan la sensación de un mundo en pausa en un momento en que lo último que quiero son pausas en mi vida.
Sé de mi que el mejor café es ese de la mañana, ese que llega en el frio de las primeras horas, cuando las mesas del café están casi todas vacías y cuando el sudoku me espera intacto y sin intentos fracasados de otros.
EL mejor cigarro es ese que aparece después de una búsqueda intensa en los escondites que yo misma he destinado para ellos.
Sé de mí que un gran momento es cuando lleno mi tanque de gasolina y cuando mi auto brilla por donde te atrevas a mirar, mi refugio listo para llevarme al primer lugar que apunte el mapa que llevo en el asiento del pasajero.
Hoy he descubierto  esa sensación de “segunda oportunidad” que me dan todos  los cuadernos con hojas blancas que después voy coleccionando en una caja que guarda todas mis sensaciones
Mis miedos son literalmente chicos, son los enanos los que me enfrían la columna, más sin son enanos viejos, mucho más si son viejas, con las manos arrugadas y torcidas, con las venas que parecen alambres, con los dedos con forma de alicate, y los ojos, me aterran los ojos de las viejas enanas que me fulminan con el diminuto brillo que apenas logra salir por las arrugas que hace mucho han tapado casi todo.
Los enojos ajenos, que no son tan ajenos en realidad, pero que no son enojos míos, los enojos de los que yo amo, de los que un día hicieron que todo esté bien con un abrazo. Más miedo me da si esos enojos se pintan eternos, si parece que superan todo lo que ha quedado registrado en los tiempos pasados.
Sé que aunque quiera nunca podré sentir pasión por el futbol ni por las carreras, sé que no voy a leer jamás un libro que no quiera leer, ni aunque sea con orden judicial
Hoy se todo eso de mi, estoy segura que si me vuelvo a sentar dos horas sin poder resolver mi sudoku voy a saber mucho más, pero con esto que se hoy está todo bien

sábado, mayo 29, 2010

La eterna pesadilla vuelve por mi

Hoy despierto y una vez más afuera no hay nada, un desierto con recuerdos que flotan en el aire y que el viento del desierto desintegra en un instante.No están las estrellas que me dicen donde está el norte y donde queda el sur. No encuentro las señales que me dicen por dónde ir.
Han desaparecido las luces en los cerros que advierten vidas detrás de ellas, han desaparecido los cerros que contienen esas luces. Aquí no  queda nada
Mi mirada no alcanza a ver el límite donde termina este espacio infinito y entonces entiendo que no podré salir de aquí. He despertado en un espacio descomunal y en esta eternidad de campos vacíos siento mi fragilidad.
Quedo solamente yo, parada en el centro exacto de esta inmensidad, nada me asegura que un siguiente paso mío no  termine en el inicio de un túnel que me lleve a los submundos que me paralizan sólo al imaginarlos, algo me dice que no me tengo que mover, pero aquí inmóvil el viento que traslada esas diminutas partículas de arena, golpea mi cara y va haciendo diminutas y letales heridas que no tendrán tiempo de sanar.

Entonces me quedo inmóvil, midiendo la cantidad de aire que puedo respirar sin arriesgarme a consecuencias devastadoras, el silencio de este abismo me permite escuchar el latido débil y acelerado de mi corazón sin ninguna secuencia lógica en un ritmo confuso que advierte que aún queda vida dentro de mí y me garantiza una agonía eterna.

Me queda como siempre el humo que dibuja caprichoso las siluetas de los que un día se rieron conmigo, de los que lloraron con la certeza de mis abrazos y dejaron atrás la devastadora certeza de que todo termina a pesar de la urgencia natural de tener algo permanente. El humo  ha pintado el cielo gris.

Estoy y no estoy en ningún lugar, mi voz se desvanece y quedan clavadas en mi garganta las palabras que no van a salir nunca de mí, no puedo moverme, no debo moverme, y entonces me queda envolverme en mi misma y transformar mi piel en ladrillos que me protejan del sol y de la luna y del viento transformado en alambres de púa que desgarran por dentro lo que queda de mi.

No encuentro una sola voz que me diga que este instante sempiterno es solo una pesadilla y que si abro los ojos puede encontrar un final. 


Dime que es mentira todo. Que no existe esta enormidad donde no existe el sonido de mi voz.

jueves, mayo 20, 2010

De vuelta al vacío

Tengo todavía el buen juicio de saber que tarde o temprano todo mástil se tambalea en su propia base y que no hay tela que resista mucho tiempo al viento. Tengo la teoría en mi mente como tantas teorías que están ahí porque ahí las puso la vida pero hoy entiendo que es momento de aplicarlas, de poner en práctica la teoría de que nada es permanente, de que lo que tenemos en un instante puede desvanecerse entre el viento y las buenas intensiones.




Hoy mi mundo entero se sostiene sobre la nada, siento como tiembla mi estructura entera y ya puedo escuchar el estruendo de esta siguiente e inevitable caída, el olor de la tierra húmeda empieza a interrumpir el paso del aire sin que yo haya empezado todavía a caer. Las turbulencias esperan en fila para vaciar de golpe todas mis certezas, azotarlas contra el suelo y hacerlas desaparecer y dejarme como siempre en este mundo gris donde encajo perfecta.