www.flickr.com
vpmendi's photos More of vpmendi's photos

miércoles, noviembre 22, 2017

Eterno

No, esto no es rabia. Lo que gatilla este abismo espiral no es la rabia.

Es el instante en que das un paso y desaparece el piso. Caes y la caída libre es un horror. Inevitable. Sin ninguna señal de advertencia. Sólo caes y no puedes hacer nada más que sentir miedo. Ningún final se asoma. Es la eternidad.

Entonces llega la rabia, como un río que a mi también me ahoga y a vos y a todos. Por qué así? Tan violento. Tan absurdo. De golpe.
Eso es todo.

La rabia profunda por no poder prevenir y evitar caer hasta querer que todo se acabe. Un golpe. La tierra.

El infierno. El miedo una y otra vez.


martes, noviembre 21, 2017

La rabia bomba, la rabia de muerte.

Es inevitable toda esta rabia.
Intento frenarla y me golpea.
Es implacable.

Soy consciente de ella, nada la apacigua, es muy pronto aún. Han pasado pocos días desde que sé de donde viene. Qué diferencia hace que no sea mia si soy yo la que la siente?

Cual es el límite? Habrá límite para la rabia? Habré llegado yo alguna vez ahi?

Tengo que deshacerme de esto. Pienso en las formas más extremas. Pienso en las consecuencias. Pienso en todos. No, no pienso en todos, no pienso en nadie. No tengo espacio. No escucho a nadie. No quiero escuchar.

Me enoja que no estés. No poder abrazarte hoy. Como si no supiera que hace 30 años que no te abrazo. Es tu cumple. Enciendo una vela. No estás. No ves la vela. Mi abrazo no llega a ti porque ya no existes. La rabia estalla.
Quiero abrazarte.

Voy a seguir repitiendo mi decisión. Voy a seguir dándote explicaciones que no te debo. No quiero sentir más miedo. Ya te he explicado, madre, yo tengo familia, familia que vos no entiendes ni aceptas, pero yo tengo familia. Quiero estar con ellos, aunque a veces no quiera. No quiero explicarte porqué, pero llegas y me acorralas. Me empujas contra todas las paredes, y tú la espada. 

No no quiero ir. Ni aqui ni allá. Nunca he querido. No quiero darte mi sangre. No quiero abrir mi boca ni quiero tragar. No quiero que me digas nada porque no te he preguntado nada... por qué no te callas?

Está todo bien?

Si, todo perfecto.

Cómo estas?

Muy bien. Muy bien.
Qué quieres de mi?
No tengo nada.  No quiero tener nada para darte. No quiero que quieras nada de mi.
No quiero que existas.

Te extraño.

La rabia el grito que se lleva el viento.


lunes, noviembre 20, 2017

Palabras

- Mamá, tengo la sensación
- Que sensación?
- Esta mamá, esta sensación.

Los días siguientes hicimos cuánto pudimos hacer juntos, para saber que era lo que quería decir cuando decía tener 'la sensación'. Íbamos caminando por la plaza y entonces las vió, las zapatillas de Assassins Creed en talla de niños.

- mamá, necesito tener esos zapatos. Son caros? Puedes comprarlos ahora?

- son caros. Puedo comprarlos la semana que viene.

- pero mamá, se van a terminar y no voy a poder tener nunca esas zapatillas!

- volvemos el lunes amor (era martes) , claro que van a tenerlas.

... silencio las cuatro  horas siguientes. Ni las papas gigantes de BK lograron una sonrisa.

- estás enojado?

- no mamá, pero tengo la sensación.

Entonces supe que era angustia la palabra que el aún no conocía, el sentimiento que lo dejaba preocupado y mudo.

miércoles, noviembre 15, 2017

Averno

El desafío fotográfico en facebook está tan jodido como las listas  y las hamburguesas comparativas en Twitter. Como un virus contagioso, las fotos en blanco y negro las editan en Insta y las postean antes, obvio. Luego facebook y sin ninguna vergüenza, suben la foto de mierda a twitter!

Están en todas partes, en todas las redes, esta  todo lleno de la imbecilidad repetitiva de esta tribu inconsciente de fanáticos. Click. Ya está. Ya dije. Soy gracioso. Soy político. Soy fotógrafo.  Yo ayudo. Yo tengo la razón. Estoy en la lista. Vos no. Yo sé. Vos no sabes nada.
Na-da.

Mientras tanto, los trans van perdiendo derechos. La coca va ganando hectáreas y el presidente ya ha adelantado el porcentaje con el ganará las siguientes elecciones (inmediatamente después de reírse en la cara de todos esos soldados de la verdad y del hueveo rotundo de este país)

Un accidente nos dejó mudos hace un año. Millones de consejos, condolencias y opiniones. Ayer se supo que Bolivia no mandó ni un solo documento a Brasil en ese tema.Punto. Dicen que por ahí los dueños no son realmente los dueños. Que capaz son venezolanos. Punto. Eso no importa. Es noticia vieja, 70 murieron hace ya casi un año. Ningún culpable. Silencio.

Joden con repostular al presi de todas las formas posibles e imposibles. Todo es una maldita campaña, pero no digas "nulo" porque no es democrático. No digas NO porque eres racista antipatriota discriminador y enemigo del proceso.

Pero las fotos en blanco y negro, las hamburguesas del payaso, los memes y las listas, inundando el planeta.

Todo se transforma en ruido. Todo se une en un ruido profundo y violento.

Ya casi no distingo tu voz.

El ruido es todo.

La eternidad existe y es horrible.

Yo no quería ser mamá, lo supe desde siempre y cuando tenía 12, la única certeza que tenía era que jamás tendría hijos. Tengo dos. Tengo cinco...

El embarazo es, hasta ahora, una de las experiencias mas angustiantes y horribles que he vivido. Dos veces solamente, por suerte. No lo volvería a hacer nunca. Por nada. Por nadie.

Yo no quería ser mamá y no sé explicar como pasó... pero ya están aqui, hace 18 años, hace 13 y hace 3.  Intento. Un día. 4 semanas.  Cien días. Mi vida entera intentando. No me va mal. Tengo hijos valientes, seguros, fuertes, claros. Voy bien. No me gusta, pero voy bien. No me gusta. Los amo. Odio ser mamá.

Tengo que escuchar historias largas que dan vueltas sobre sí mismas. Ir a reuniones a las que me da pánico entrar. Dos grupos de wa. Dos. No son tareas solamente, son mensajes de bienvenida a cada mes, bendiciones cada domingo. Insultos por las peleas de los hijos. Votaciones. Pesadillas.

Habrán comido?  Habrán cruzado la calle con cuidado? Les habrá gustado su fiesta de cumpleaños? Habran hecho sus tareas? Habré escuchado lo suficiente? Será que quieren jugo de leche con plátano? Tendrán miedo? Estarán enojados? Es eso tristeza?. No sé, no sé si quiero saber. No quiero saber. Necesito saber? Necesito saber. Tengo que saber.

Ese día. Eran las 6 am. La luz encendida y afuera oscuro. Ese día iba a convertirme en mamá. Ese día conocí el miedo real. El más profundo. El más largo e infinito. Era para siempre y yo nunca he sabido qué hacer con las cosas que son para siempre.

lunes, noviembre 13, 2017

No room

No me gusta el chat, en ninguna plataforma, ni siquiera para charlar con la gente que más amo y extraño. Durante toda la conversación, voy pensando en cómo llegar rápido al final. Qué decir. Cómo decir. No vistear, no vistear o escribir yo el final en la primera oración.

Con los años, el ruido se ha hecho más grande.  Apenas soporto a los peces, que no hacen nada, que no emiten ningún sonido, que no me miran ni me esperan. El ruido del chat, insistente y agobiante, a cualquier hora, en cualquier momento, al escribirme asumen que al leerlos, tengo la obligación de responder. Como si no fuera yo la dueña absoluta de todo lo que hago y dejo de hacer.

¿Por qué me visteas?

Porque no tengo nada que decirte.

La ofensa se hace inmensa y yo pierdo el derecho básico de elegir con quién hablar.

La luz verde en mi pantalla apagada, insiste y es cada vez más verde. Tengo que leer, no tengo que vistear. El círculo naranja, que lea, que lea. El ruido inmediato después de cada mensaje. Me insiste, me llama, me obliga, no de una, pero de todas las maneras.

Y como si eso no fuera suficiente, están las personas a las que dejo de mirar y de escuchar cuando suena el chat. Emputadas, obviamente y con razón. Lejanas. Y de pronto, invisibles, pero descomunalmente ruidosas, inevitablemente demandantes. Quejas. No estoy ni aquí ni allá y estoy en los dos lugares (mi peor pesadilla después de la ola gigante).

Y cuando parece que nada puede ser peor, suena el teléfono. Interrunpe la canción que escucho. Ruidoso como los platos y la licuadora.

Es mi mamá.

martes, octubre 24, 2017

No change.

A  mi lo que más me cuesta de los viajes son los cambios profundos de lo más rutinario. El color de un billete, las formas de hablar y de decir, la parada del bus, el norte sin montañas, la tierra que se acaba y caes.

Lo que mejor sabes de tu lugar es eso, sabes llegar, sabes comprar, sabes como encontrar el café, pero viajas y no sabes nada. Viajas y siempre es todo ajeno. Temporal. Yo quiero lo que no cambia. El mismo billete. La misma montaña. El mismo camino. La misma canción.

Que los cambios hacen bien. Que creces con ellos. Que creces en ellos. Que es importante cambiar. Por que? Entiendo que haya gente a la que le guste eso, pero es esa la ley para todos? Deben gustarme entonces? Y que hago si no?
Yo digo que no.

viernes, septiembre 22, 2017

Blanco inmundo.

No había pasado por mi mente hasta que un impulso tonto le ganó a la razón. A la mía. A la razón que pocas veces consigo.

La puerta abierta de par en par, las ventanas sin cortinas que guarden de mi lo que yo nunca he querido saber. Las luces encendidas todas, ninguna oscuridad escondiendo nada.

Y de golpe un mundo del que a mi no me interesaba saber, un mundo que ahora no puedo dejar de ver. Ajeno y confuso.

Ajeno. Confuso.

Ninguna traición,  ningún error, pero su hombre en todas partes tantos años después.

Dejo de mirar el piso, no reconozco nada. No soy capaz de encontrar el norte en ningún lugar.

Vuelvo a bajar la cabeza, esos zapatos son míos, solamente podrían ser míos. Esos son mis pies. Es así como suenan mis pasos. Esas huellas soy yo. Entonces intento mirar al frente otra vez. 

No reconozco nada, no me rindo.

Todo es blanco ahora, como si me hubiese sumergido en una inmensa piscina de leche,

me rindo.

Abro mis ojos tanto como puedo, todo blanco y brillante. Mis zapatos. Mis huellas. Mis pasos. Ya no están, ha desaparecido todo en esa leche espesa y asquerosa.

Busco mis manos y la marea blanca no me deja encontrarlas.

Busco un respiro. Uno solo. Un poquito de aire. Solo para no asfixiarme. Una máscara de oxígeno. Un globo para aspirar. El aire que dejé ayer en mis bolsillos.

Nada.

Firme y de frente, decía papá.
Firme y de frente.

Firme.

Tiembla todo en mi.
Las manos que no encuentro.
Las huellas que no están.
El aire que se niega a entrar.
Los pasos que ya no se dan.

No quiero. No puedo con su mirada.

No quiero.

Ni firme ni de frente.

domingo, julio 23, 2017

Mi poeta.

Uno que otro puede decir con pocas palabras, con las palabras necesarias, lo que yo apenas me atrevo a pensar, lo que apenas puedo imaginar.

Yo nunca sabría escoger las palabras.

Yo no podría.

Es que a veces, de tanto pensar una palabra y reperirla, esta pierde sentido y entonces pienso en dejar de usarla, busco otra forma de decir lo mismo y si no hay, intento olvidarla y al final no digo nada.

...pero están los que pueden, los que dicen y te salvan , los poetas que encuentro cuando te busco, cuando busco como llegar a ti con palabras.

viernes, julio 21, 2017

Miedo

Este momento es un momento de miedo, a estos minutos es a lo que más miedo le tengo. Ahora se hace grande todo. Las horas, me desoriento en las horas. Siento  tan  profundo, que darme cuenta de que son las 7 y no las 10, ha sido como retroceder 3 horas en el tiempo. Te extraño, entiendo, igual te extraño. No quiero retroceder, menos en el tiempo. No quiero moverme. La tierra tiembla y puedo sentirla. Quiero quedarme quieta.
Y que vengas.